lunes, febrero 06, 2006

El Personanismo de enero: el Dr. House



Gregory House, es el personaje definitivo del mes de Enero. Este doctor sosías de Fernando Trueba es un auténtico espectáculo en sus afirmaciones fuera de tono y una muestra de cómo hacer una serie de TV con humor y drama a partes iguales. El catálogo de frases del colega está realizado por algún ser inteligente allá en USA y merece la pena “watchear”que diría un Ñeta la tele los Martes a las 22:00. No se trata de la típica serie de médicos: es cierto que hay gente que está muy malita y que el Doctor House debe salvarlos, pero siempre en un clima muy de ambiente de trabajo chusquero y real, nada de los caretos típicos de un Tito Valverde en el Comisario, un ambiente real como cuando nos acordamos de la madre que parió al jefe y entonamos expresiones machistas y racistas en el trabajo. A tener en cuenta por cualquier papichulo, un “must” vamos.

Como saben ustedes, soy un ente cultural que no se somete normalmente al mensaje. En verdad no hay ninguna razón sanchezdragoniana contra la TV, soy ceporro y me duermo pronto, por lo que cuando Hormon Wells me propuso escribir el primer perfil de "El personanismo" sobre el Dr. House, no sabía quién era. Una noche cualquiera, y por pura chiripa, di con la serie y me descojoné de risa por muchos motivos, pero sobre todo porque la cara del tío, Hugh Laurie, me sonaba mucho. Me meaba con los comentarios fuera de madre, de auténtico cojo cabronazo, y me pasé toda la serie deseando que volviera a resolver una consulta recetando cigarrillos (¡ESTO EN EEUU DEBE DE ESTAR CLASIFICADO PORNO DURO!) o cubatas (¡Salud!), pensando que por fin había dado con una serie de médicos que me interesaba ("Turgencias", de la que no he visto ni un cuarto de hora, me provoca aneurismas fusiformes (recuerden que soy aprensivo) y "El hospital mi General" me sube los niveles de vergüenza ajena en el píloro al borde de la catalepsia). Pero algo no me acababa de encajar del todo, porque, como digo, la cara de guarro capullo sin afeitar del Dr. House me era muy familiar. Muy, muy familiar. Tanto que, cuando di con ello, me sorprendió la versatilidad del actor. Como suponen, con esto de tener un hijo de cuatro años me he tragado cine infantil a tutiplén, del bueno, del regular, del malo y del para llorar. Dentro de esta última categoría, triunfa grandemente "Stuart little", la historia de un ratón que habla, lleva vaqueros y conduce un descapotable y que es adoptado por una familia humana de neoyorquinos medios, tirando a pijos. El pater familia que protagoniza este argumento tan surrealista, un hombre bueno, pulcro, trabajador, amante de su mujer y de sus hijos (del roedor y de otro repelente con gafas), un charlas que encuentra siempre un motivo para sermonear de padre a hijo, comprensivo y racional, culmen de la moralina y de la corrección política, no es otro que Gregory House. Supongo que ustedes lo sabían y que no les descubro nada, pero yo me quedé de piedra. ¿Acaso son ustedes capaces de imaginar a Gracita Morales haciendo de chica Bond? Pues eso me pasó a mí. Buena serie. Definitivamente, recomendada.

Vuelva a "El personanismo"...

2 Comments:

Anonymous beach said...

yo ya soy fan.

12:29 p. m.  
Blogger Wellsybeamurguia said...

¿Del Dr House o del Personanismo?

Javier

10:14 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home